Ganador junto a otros tres ganadores más, del concurso de la Generalitat Valenciana en 2010. Los cartes pasarían a propiedad de la Generalitat para ser reservados en caso de necesidad para años posteriores. Se realizó tanto la ideación del cartel, la preparación y fotografía de la novia y el ramo de plátanos, el retoque fotográfico y la maquetación.

Con la novia se pretende connotar un acontecimiento importante, y con el ramo lanzar la idea de la reutilización, además de llamar la atención de manera graciosa e impactancte en un tema aparentemente aburrido.